domingo, 9 de agosto de 2009

Transplantando mandrágoras



Hace tiempo me regalaron una jaula decorativa. Lo primero que se me pasó por la cabeza fue transformarla en un invernadero. Pasaron los meses y la jaula siguió vacía, pero, por fin me he animado a empezarla.. A ver si esta semana con algo de tiempo libre consigo terminar de darle forma. En lugar de un invernadero corriente, se está convirtiendo en un invernadero mágico. La idea de las mandrágoras surgió la semana pasada al ver "El laberinto del fauno" (una película poética que recomiendo sin reservas si alguien todavía no la ha visto), lo que me llevó a Harry Potter y esa clase en la que trasplantaban unas mandrágoras temperamentales y que lloraban a un volumen tal, que era necesario usar orejeras para no quedarse sordo.

En cuanto a las mandrágoras reales son unas plantas de la misma familia que la patata, cuyo parecido a un hombrecito o una mujercita, sólo está en la imaginación de quien las mira.

1 comentario:

  1. La he visto y me encantó....(la peli..)
    pero lo que más me gusta es la imaginación , fantasia y gusto que pones en todo lo que haces...

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...