miércoles, 28 de abril de 2010

Crowgirl


Crowgirl, originalmente cargada por Noia Land.

La inspiración es caprichosa, a veces las ideas bullen sin cesar, sin tener tiempo suficiente para poder hacerla. Otras veces me apetece trabajar con las manos, cojo un trozo de arcilla y me quedo en blanco. Le doy vueltas, la amaso y la vuelvo a amasar, hasta que se queda tan blanda que tengo que esperar a que se enfríe o tan llena de pelos que va directamente al cubo de la basura. Entonces busco apoyo. Ojeo un libro, le echo un vistazo a las carátulas de los DVD y ¡zas! antes de que me de cuenta nace la semilla de una idea. Esta niña le debe mucho a las ilustraciones de Benjamin Lacombe.

martes, 6 de abril de 2010

Eric


Eric, originally uploaded by Noia Land.
Este fin de semana hice un descubrimiento sorprendente. Fui a visitar a una amiga y tenía entre sus manos un libro de cuentos, con unas maravillosas ilustraciones, de un autor que no conocía: Shaun Tan. Y me quedé totalmente encandilada con los cuentos de este licenciado en Bellas Artes y Literatura australiano. Así que me fui de cabeza a la librería a hacerme con un ejemplar de "Cuentos de la periferia", libro que recomiendo sin ningún tipo de reservas.

Entre todas las historias me encontré con Eric, un pequeño estudiante de intercambio  que me enamoró. Así que hice este broche, para mí, sólo por el gusto de hacerlo y por el placer que me proporciona llevar al pequeño Eric de la solapa. Mirarlo que hace sonreir.

Os dejo unas reflexiones del autor sobre cómo surgió este cuento y os invito a descubrirlo por vosotros mismos.

"Al principio escribí el nombre Eric debajo de un personaje de cabeza puntiaguda que llevaba una pequeña maleta y que había esbozado en un cuaderno de notas durante unas vacaciones. A menudo dibujo personajes y les pongo nombres corrientes como «Bob», «Dave» o «Alan» (lo encuentro muy entretenido por algún motivo), pero ese «Eric» me pareció especialmente divertido y creíble. Me preguntaba cuál podría ser su historia.
 
Mucho más tarde, vino a visitarnos a Perth un amigo finlandés. Era un buen tipo, pero muy comedido (algo bastante normal entre los finlandeses) y a menudo no nos quedaba claro si estaba a gusto o no con las salidas que planeábamos. Era muy educado y agradable, pero apenas expresaba su opinión. Por consiguiente, la historia se basa en gran parte en ese tipo de ansiedad que puede surgir cuando alojas a un huésped, así como en temas más generales sobre la falta de comunicación intercultural.
 
Una segunda fuente de inspiración fue nuestro periquito, que se llamaba Eddie. Era como una personita parlanchina vestida de color azul pastel que deambulaba por la casa intentando encontrar objetos minúsculos con los que jugar, y que constantemente anunciaba su presencia con sus agudos gorjeos, chillidos y parloteos. Una vez combinadas esas dos experiencias, nuestro amigo-huésped finlandés y Eddie el periquito, surgió la idea básica para la historia. El «jardín de la despensa» puede que me lo inspirara la afición que tenía mi hermano cuando era pequeño por crear «jardines de cristales» dentro de pequeños acuarios."

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...