martes, 8 de mayo de 2012

Coraline

Coraline: broche de fieltro

Creo que no hay nada con lo que se me pasen mejor las horas que entre las páginas de un libro. Antes de que el libro electrónico pusiera a mi disposición más libros de los que, por suerte o desgracia , nunca podré leer, solía ir a la biblioteca varias veces por semana. Creo que a las bibliotecarias les hacía cierta gracia verme por allí tan amenudo, e, incluso ahora, que voy mucho menos asiduamente, todavía se saben de memoria el número de mi carnet de biblioteca.

Uno de los motivos por los que me gustaba tanto ir a la biblioteca, es que los libros se apilan en las estanterías sin sobrecubierta, desnudos de prejuicios y expectativas. Esto me daba la oportunidad de descubrir libros como un explorador en un territorio virgen. Claro que me encontré con muchos libros que no me gustaron, pero, también me encontré con obras maravillosas e inesperadas.

Coraline fue uno de estos libros. Y cuando un libro me roba un trocito de corazón se lo queda para siempre y sé que no me cansaré de volver a él, releyendo sus páginas o haciendo un broche como en esta ocasión.

Coraline: broche de fieltro

Casi sin darme cuenta, los botones que había encima de la mesa se han ordenado formando una palabra.
Coraline; broche de fieltro

Espero que lleguen un par de días de sol, para poder hacer alguna foto más en condiciones. Tengo falta de luz natural y vitamina D. Os deseo que tengáis un gran día.

1 comentario:

  1. Ainsss los libros... ke vicio mas bueno jejejeje a mi me enkantan aunke les dediko menos tiempo del ke me gustaría...
    El broche te ha kedado precioso ^^

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...