lunes, 21 de mayo de 2012

Sellos de peces tallados a mano. La leyenda del pez de oro.

Sellos peces

Los sellos tallados a mano son sin duda mis favoritos. Evidentemente no son tan perfectos como los industriales (al menos los que yo hago), pero tienen un aire de inocencia que me encanta. Están inspirados en los que aparecían en una etiqueta que venía con mi vestido nuevo, pero no puedo enseñárosla, ya que no consigo encontrarla.

Sellos peces

Los peces de colores me gustan desde siempre. Un sueño que todavía no he cumplido es tener un enorme acuario, lleno de anémonas y peces exóticos.

Sellos peces

Mientras los tallaba recordé una antigua leyenda de origen malayo que cuenta la historia de una joven que tenia su alma en un pez.

Al nacer, su padre decidió proteger la vida de su pequeña y para ello mando a un orfebre que labrara el mas hermoso pez de oro y encerró en él el alma de su hija. Después metió el pez en una caja de oro y lo deposito en el fondo del estanque de su jardín.

 Los años pasaron y la niña creció y se convirtió en una hermosa joven. La fama de su belleza llego hasta el palacio real y la reina tuvo miedo de que el rey la tomara también a ella por esposa. Hizo traer a la joven al palacio y ordeno que la torturaran. La joven en medio de su dolor, dijo a la reina:

-S
i quieres que muera, así no lo conseguirás. Manda a buscar el pez dorado que reposa en el estanque del jardín de mi padre.

La reina mando que lo trajeran inmediatamente y entonces la joven dijo:

- En este pez esta encerrada mi alma. Todas las mañanas sácalo del agua y llévalo colgado de tu cuello. Por las noches vuelve a meterlo en el agua.

 
La joven se retiro a vivir en una cabaña en lo mas profundo de la selva y su vida estaba marcada por los deseos de la reina. De día, cuando el pez colgaba del cuello de la reina, la joven permanecía como muerta en su cabaña; por la noche, cuando el pez volvía a estar en el agua, la joven revivía. Así pasaron los días y los meses para la joven, encerrada en su cabaña del bosque, sin que nadie la visitara.
Un día el rey salio de caza y al atardecer llego hasta la cabaña. Entro y vio a la joven desmayada. Extrañado ante su inmovilidad, se quedo contemplándola. Cuando llego la noche, la joven salio de su desmayo y le contó al rey la historia de su vida.

El rey volvió al palacio y a la mañana siguiente cogió el pez de oro que la reina llevaba en el cuello y lo regreso al agua. A partir de ese momento la joven pudo llevar una vida feliz y el rey la tomo por esposa.

Sellos peces

11 comentarios:

  1. UUUUUAAAAAUUUUUU!!!!!!!!!!!!!!! qué preciosidad.....................

    ResponderEliminar
  2. Me alegra que te gusten, yo también disfruté haciéndolos.

    ResponderEliminar
  3. los sellos te han quedado muy bien , y la historia muy bonita e ironica ,gracias por compartirla

    un saludo

    Mari

    ResponderEliminar
  4. Te han quedado esos sellos geniales!!!!

    ResponderEliminar
  5. Bonita historia. Los sellos son preciosos.
    Besitos

    ResponderEliminar
  6. Son los sellos tallados a mano más bonitos que he visto. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  7. Una auténtica preciosidad, nunca había visto unos sellos de peces tan bonitos...!

    ResponderEliminar
  8. me han encantado!! y la historia preciosa. los dibujos que has usado para carvar son tuyos? que preciosidad de pececitos!

    ResponderEliminar
  9. como lo hiciste ??estan muy bonitos

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...