martes, 24 de enero de 2012

Mi mesa de trabajo.

Me encanta hacer manualidades. Nunca he sabido estar con las manos vacías. El problema es que quiero probarlo todo, por lo que voy acumulando un montón de materiales que no sé muy bien donde guardar. Empecé con un rinconcito donde guardaba algunas pastillas de fimo, pero, poco a poco, los materiales han ido colonizando toda la casa. Estoy intentado poner orden a todo ese batiburrillo.

La mesa la he dejado libre para trabajar y sólo han quedado unos cuantos lapiceros.

Mi mesa

Estas muñecas rusas pintadas por mi, las uso para guardar los sacapuntas y gomas de borrar, y algunos lápices de colores.
Lápices

Y, al ver mi mesa tan vacía, después de tantos meses de acumular capas de objetos me dio por pensar: ¿No sería maravilloso que en tu mesa de trabajo crecieran de repente árboles de colores imposibles?

Arbolitos en mi mesa

Mi hermanita me hizo ese minimueble para colocar los botes de los botones, y, lo cierto, es que he ahorrado un montón de y son mucho más fáciles de recoger.
Botones

Poco a poco, a medida que siga ordenando, os iré enseñando un poquito más.

jueves, 19 de enero de 2012

En la tierra de Oz

Los que me seguís un poquito ya conocéis mi amor por los cuentos. Uno de mis favoritos es "El maravilloso mago de Oz" de L. Frank Baum. Le tengo especial cariño, porque mi primer libro pop-up, que para mi era un auténtico tesoro y que todavía conservo, aunque bastante machacado, contaba las aventuras de Dorothy en la tierra de Oz. Tardé años en leer el original y volvió a cautivarme, lo mismo que la película. Y no puedo evitar revisitarlo de vez en cuando, o leer nuevas versiones, como la estupenda Wicked, de la que también se hizo un musical.

Una de las cosas que me divertía y espantaba al mismo tiempo era la forma en que mueren las dos brujas malas de Oz. A la primera, la malvada bruja del este, le aterriza encima una granja, y solo se ven asomando por debajo unos pies enfundados en unos zapatos mágicos. En el original son de plata pero la magia del cine hacen que se te graben cosas en la retina que son difíciles de olvidar, así que para mi siempre serán de rubí. He querido hacer un broche recordando este tema.
Sigue el camino de baldosas amarillas

Siempre vuelvo a mis temas preferidos, así que con anterioridad ya había hecho alguna manualidad con este tema. Os dejo un mosaico para que las recordéis.
En la tierra de Oz


sábado, 14 de enero de 2012

Estampando dulces

No puedo evitarlo, cada vez que tengo entre mis manos las gomas de borrar con la intención de hacer sellitos, pienso en todo tipo de chucherías: caramelos y chicles, regalices y palomitas, nubes de azúcar y piruletas. No sé si es por los colores vibrantes de las gomas que me recuerdan a las gominolas, o porque nunca comimos tantos dulces o emborronamos tanto como cuando éramos pequeños. Así que la inspiración está ahí, flotando y , como no me resisto (ni a las chuches ni a las musas) he empezado una pequeña colección de sellos tallados con "dulces" motivos.

No podía faltar un buen bote de caramelos para ponerlo en la repisa más alta de la estantería (mejor que no estén de masiado a mano)Para la foto (en un alarde o originalidad) he puesto unos cuantos caramelos auténticos (voy dando pistas por si mi tallado no es lo bastante bueno) Estos los he capturado al vuelo en la cabalgata de reyes, así que como los reyes son majos, además de magos, espero que no engorden demasiado, ya que al hacer la foto uno (bueno dos o tres) se han desempaquetado ellos solitos y han ido a parar a mi boca ¡no sé como a podido ocurrir!

El bote de caramelos

Me gustan los sellos con varias partes independientes, así más que un sello parece que tienes infinidad de ellos, pudiendo llenar y vaciar el bote de caramelos o cambiar los sabores a tu antojo.

El bote de los caramelos

También he tallado una antigua expendedora de chicles. Me parecen preciosas, es imposible sacar una bolita sin una sonrisa en la cara.
Bolas de chicle

Por suerte la expendedora de chicles que tengo es de juguete y los chicles de mentira, así que no tengo con confesar ningún desliz más.

Y por último un paquete de palomitas, duces o saladas dependiendo del color de la tinta. Podéis coger unas poquitas para la pelicula de la noche.

Palomitas de maiz

Feliz fin de semana a todos

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...