viernes, 20 de septiembre de 2013

Un desayuno inglés. Tesoros de rastrillo.

 Egg Coddler

No hay nada más placentero que tomarse un buen desayuno con calma. Es todo un lujo, disponer del tiempo necesario. Me gusta mucho cocinar y siempre estoy probando platos nuevos, pero, por las mañanas, me entra la pereza y suelo conformarme con un cuenco de cereales y un poco de leche. Pero, como veis, esta mañana ha sido diferente.

Egg coddler. La bella princesa Tiger LiLy

 Ojeando mi tienda de segunda mano favorita (la misma en la compré el juego de té japonés) me encontré con un curioso recipiente de porcelana con tapa de rosca. Nunca había visto nada parecido y no tenía ni idea de cual podría ser su utilidad original. En él, adiviné que  aparecía (camuflada entre la pátina de sucidad que cubre todos los objetos que la tienda) la imagen de la princesa india de Peter Pan, Tiger Lily y un puñado de indios con cara de pocos amigos. Me enamoré de los preciosos dibujos y supe que se iba a venir a casa conmigo.

 Egg coddler. La bella princesa Tiger LiLy

Rebuscando en la tienda me encontré  cinco recipientes en dos tamaños diferentes y con distintos estampados, todos de la misma casa de porcelana inglesa.

 Egg coddler

Últimamente pregunto el precio sólo por costumbre, porque siempre, escoja lo que escoja, siempre me dicen el mismo. Y así, por cinco euros, le hice un favor a la propietaria de la tienda, liberando un poco de espacio en las mesas abarrotadas de cosas.

Cuando llegué a casa tenía varios usos para ellos en mi cabeza. Tenía pensado guardar las especias o mis botones más bonitos. Cada vez que compro una pieza de porcelana, trato de averiguar cuando fueron fabricadas. Pocas veces lo consigo, pero descubrí que este tipo de recipiente se llama "coddler" que sirve para cocinar huevos. Estaba frita por estrenarlos y  me puse a buscar recetas. Este es el resultado.

 Egg Coddler

Es una forma de cocinar sencilla y sanísima. Cascamos uno o dos huevos dentro del coddler (dependiendo del tamaño del mismo) y le añadimos  los ingredientes que queramos (en este caso un poco de queso y tomillo) y se ponen al baño de María durante 12 minutos. Quedaron riquísimos y pienso hacerlos a menudo. Para los que no estamos estamos acostumbrados a tomar cada día un desayuno continental son demasiado, pero los encuentro perfectos para cenar.

Ya de paso os enseño una de las tazas más bonitas de mi colección y el mantelito que también encontré en un mercadillo y que os hablaré mas adelante.

 Taza del hada simpreviva

Y vosotros ¿cual es vuestro desayuno preferido?






No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...