lunes, 22 de abril de 2013

Una familia de pingüinos.

Pingüinos

Después de unas semanas en las que no he parado de hace búhos de todos los colores y tamaños (todavía me falta alguno que otro por enseñaros), he empezado a coser un pingüino tras otro, casi sin darme cuenta.
 Pingüinos

Es que algo tienen estos pajaritos que no pueden volar y que parecen algo bobalicones en tierra, pero que, en el agua, se transforman en auténticos torpedos que me hacen sonreír.

Pingüinos

Y así, colgando en una guirnalda, prendido en mi chaqueta o adornado mi estantería, poco a poco voy trayendo el sur a mi hogar.

Pingüinos

Bien pensado, si no fuera por el frío no estaría nada mal convertirse en un pingüino, siempre rodeado de todos tus familiares y amigos, nadando a diario y comiendo sushi.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...