lunes, 30 de septiembre de 2013

Domingos grises y lunes dorados (como el otoño)

Hada otoñal (trabajo en proceso)

No sé si os habréis dado cuenta del desastre de proporciones épicas que perpetré yo solita ayer, sin ayuda de nadie,  sin tener siquiera el mísero de consuelo de poder echarle la culpa al vecino más próximo.

 No me preguntéis la razón pero, queriendo eliminar una triste mayúscula en una etiqueta, me fusilé todas las entradas la contenían. La etiqueta en cuestión era "fieltro", así que, de un plumazo, volaron el 90% de las entradas que escribí durante este año. ¡Un drama!

 Tras la incredulidad, la negación, las lágrimas de impotencia, los cabezazos virtuales, el repetirme mentalmente una y otra vez la palabra tonta, hasta el punto de convertirla en una letanía sin significado, decidí pedir ayuda. No conseguimos arreglarlo, pero, al menos, he recuperado las entradas, aunque tuviera que volver a subirlas y haya perdido los comentarios. La vida es así, a veces hay que dar gracias por poder minimizar daños.

No suelo quejarme, pero hay semanas que deberían poder quitarse del calendario. La semana pasada fue una de las peores. Mi calle está inmersa en una vorágine de obras y las excavadoras que trabajan día y noche. Ya ni me acuerdo la última vez que pude dormir una noche completa. Y así ando, como una especie de muerto viviente, deambulando de un lado para otro, intentando sacar adelante el trabajo, las clases, la tienda...

Hace justo un año empecé a hacer tutoriales de mis diseños en fieltro y es algo que me ha reportado muchísimas alegrías.

Me encanta ver mis diseños cosidos por otras manos, como se pueden adaptar a diferentes sensibilidades, personas (desde una abuelita a una niña que empieza a coser) y culturas. Adoro cuando, con las fotos de sus trabajos terminados, me regalan pequeñas historias, que guardo como un tesoro.

Sólo hay un pequeñísimo "pero". En realidad es una nadería. Tengo que adelantarme a las fechas, para que las personas que vayan a coser mis patrones tenga tiempo de hacerlos. Y así, me pasé agosto cosiendo monstruos halloweeneros y llevo todo Septiembre conviviendo con los renos y elfos de Papá Noel. Sé que es algo que hacen todos los diseñadores pero yo no estaba acostumbrada. Soy una persona muy ligada a la naturaleza, a las estaciones y este pequeño desfase me estaba minando sin darme cuenta.

Hoy le he dado un golpe imaginario a la mesa. Me he comprado unos tapones para los oídos y pienso dormir toda la noche de un tirón y he empezado a coser esta hada otoñal y tintineante. Sé que es realmente mágica, porque con solo sacar de mi paleta de fieltro los tonos ocres y empezar a coser me he sentido mejor.

Una infusión calentita en este día de lluvia en una taza preciosa de colores otoñales ha terminado por serenarme y a ya lo veo todo de otro color. He cambiado el nubarrón gris que me seguía, por un día dorado... como el otoño.


Hada otoñal (trabajo en proceso)

Además me he pasado por mi tienda de segunda mano favorita. Y he encontrado un pequeño platito de porcelana bávara, con guirnaldas de flores que forman una estrella, ideal para poner las bolsas de té. No se le pueden pedir más a 20 céntimos.

Bolsita de té

Deseo que tengáis mucho días dorados.


viernes, 20 de septiembre de 2013

Un desayuno inglés. Tesoros de rastrillo.

 Egg Coddler

No hay nada más placentero que tomarse un buen desayuno con calma. Es todo un lujo, disponer del tiempo necesario. Me gusta mucho cocinar y siempre estoy probando platos nuevos, pero, por las mañanas, me entra la pereza y suelo conformarme con un cuenco de cereales y un poco de leche. Pero, como veis, esta mañana ha sido diferente.

Egg coddler. La bella princesa Tiger LiLy

 Ojeando mi tienda de segunda mano favorita (la misma en la compré el juego de té japonés) me encontré con un curioso recipiente de porcelana con tapa de rosca. Nunca había visto nada parecido y no tenía ni idea de cual podría ser su utilidad original. En él, adiviné que  aparecía (camuflada entre la pátina de sucidad que cubre todos los objetos que la tienda) la imagen de la princesa india de Peter Pan, Tiger Lily y un puñado de indios con cara de pocos amigos. Me enamoré de los preciosos dibujos y supe que se iba a venir a casa conmigo.

 Egg coddler. La bella princesa Tiger LiLy

Rebuscando en la tienda me encontré  cinco recipientes en dos tamaños diferentes y con distintos estampados, todos de la misma casa de porcelana inglesa.

 Egg coddler

Últimamente pregunto el precio sólo por costumbre, porque siempre, escoja lo que escoja, siempre me dicen el mismo. Y así, por cinco euros, le hice un favor a la propietaria de la tienda, liberando un poco de espacio en las mesas abarrotadas de cosas.

Cuando llegué a casa tenía varios usos para ellos en mi cabeza. Tenía pensado guardar las especias o mis botones más bonitos. Cada vez que compro una pieza de porcelana, trato de averiguar cuando fueron fabricadas. Pocas veces lo consigo, pero descubrí que este tipo de recipiente se llama "coddler" que sirve para cocinar huevos. Estaba frita por estrenarlos y  me puse a buscar recetas. Este es el resultado.

 Egg Coddler

Es una forma de cocinar sencilla y sanísima. Cascamos uno o dos huevos dentro del coddler (dependiendo del tamaño del mismo) y le añadimos  los ingredientes que queramos (en este caso un poco de queso y tomillo) y se ponen al baño de María durante 12 minutos. Quedaron riquísimos y pienso hacerlos a menudo. Para los que no estamos estamos acostumbrados a tomar cada día un desayuno continental son demasiado, pero los encuentro perfectos para cenar.

Ya de paso os enseño una de las tazas más bonitas de mi colección y el mantelito que también encontré en un mercadillo y que os hablaré mas adelante.

 Taza del hada simpreviva

Y vosotros ¿cual es vuestro desayuno preferido?






miércoles, 18 de septiembre de 2013

Frankenstein y la novia de Frankenstein. Halloween 2013.

 Frankenstein

Como os decía en la entrada anterior, aunque falta más de un mes para las víspera del día de Todos los Santos, me encuentro en plena efervescencia Halloweenera. Es una de esas fiesta importadas que tendrían todas las papeletas para horrorizarme pero, en cambio ¡me encanta!.

La novia de Frankenstein

Lo espero con al menos tanta ilusión como las navidades, y me encanta adornar la casa, hacer dulces de calabaza y comprar caramelos para unos niños que todavía (cruzo los dedos porque este año llamen a mi puerta) no se han dignado en aparecer pidiendo dulces.

La novia de Frankenstein

Frankenstein, y, sobre todo, La novia de Frankenstein, son dos de mis películas de terror favoritas. Adoro estos personajes y creo que nunca me cansaré de recrearlos.


Frankenstein

Creo qu hay casi nada en el mundo de las manualidades que no haya intentado, al menos una vez. Así que he retratado a Franky a su novia utilizando los materiales y las técnicas que me tenían sorbido el seos en ese momento.

Corría el año 2010, y en esos momentos el horno de mi casa echaba humo. No se cocinaban deliciosos postres ni sabrosos asados, sino de él no paraban de salir caritas de arcilla polimérica. La novia de Frankenstein entre ellas. Parece mentira, pero hace casi un año que no toco una pastilla de fimo, pero sé, que antes o después, como dicen los malos de las pelis de serie B ¡Volveré!


Broche la novia de frankenstein

Septiembre y Octubre del 2011 fueron unos meses de actividad creativa frenética. A veces, me entra el bajón y, ni aun queriendo, no soy capaz de crear algo nuevo. En otras ocasiones, me faltan horas del día para plasmar mis ideas o probar todas las técnicas que quiero, y así este año:

-Disfracé a mi pequeña Claudia tanto de los dos personajes (solamente tenía una muñeca), con un pelucón que un solo uso (los mechones blancos se mantenían unidos al resto de la peluca por pura fuerza de voluntad) y un trajecito de fieltro.

La novia de Frankenstein


Disfraz Halloween Frankenstein

- Cociné dulces halloweeneros de mentira en miniatura (este año espero hacerlos de los que te puedes zampar de un bocado).


Galletas Halloween

Carrusel y portapiruletas Franky

- Hice muñequitas con la cabeza de madera y el cuerpo de fieltro. Ya no me acordaba de estas muñecas, pero tengo que rescatarlas para adornar mi cómoda nueva.

La novia de Frankenstein.


La novia de Frankenstein

El año pasado, fue tan complicado a todos los niveles, que no encontraron hueco para salir. Se quedaron dormidos en mi mente a la espera de que con el nuevo año, pudieran a fin, ver la luz.

Y aquí están. Y espero que, el próximo año, pueda añadir nuevas creaciones a este repaso.

jueves, 12 de septiembre de 2013

Niños con gorritos de halloween. Halloween 2013.

Niños con gorritos de Halloween

Aunque todavía faltan dos semanas para que se termine oficialmente el verano, mi taller lleva, desde hace un par de semanas, teñido de colores otoñales. Parece que mi calendario personal está adelantado casi un mes.



Desde pequeña, para mi, el año siempre ha empezado en septiembre, con el comienzo del curso escolar. Supongo que a muchos de vosotros también os ocurría lo mismo. Y, aunque hace ya unos añitos que no voy a la escuela, esa sensación, de iniciar un ciclo nuevo cuando comienza el otoño, no ha terminado de desaparecer.

Niños con gorritos de halloween

Y, como un pequeño avance al otoño que se acerca de puntillas,  os presento a este par de pillastres, con una colección de sombreros que ya los quisiera para si su Graciosa Majestad, la Reina de Inglaterra.

Niña con gorritos de halloween

En total son cuatro gorros que pueden llevar tanto el niño como la niña, para pedir caramelos más de una vez en cada casa en la noche de halloween: una calavera mexicana del Día de los Muertos, una calabaza de estilo retro, un murciélago sonriente y un "candy corn"

Niño con gorritos de halloween

Tengo que confesar, que el tema de los Candy corn (esos caramelitos tricolores triangulares) me tiene intrigada. Los he visto en decenas de películas pero nunca los he probado. Supongo que se llaman "Caramelos maiz" por su forma que, con un poquito de imaginación, recuerda a los granos de esta planta, pero ¿y el sabor? ¿Saben a palomitas? ¿A kikos? ¿a una mezcla de coco, limón y naranja que es lo que pienso al ver un caramelo de color blanco, amarillo y naranja? Si sabéis algo al respecto, soy toda ojos "para leeros mejor".

Gorro calabaza

De los cuatro gorritos, mi favorito con diferencia es el de la calavera mexicana, estoy pensando en hacerme uno para mi de ganchillo, no os digo más. Así que, de aquí a un mes,  si veis a una loca ataviada con esa guisa, no dudéis en saludarme.

Catrina

Y vosotros... ¿tenéis alguno preferido?






LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...