viernes, 31 de enero de 2014

Tazas abrigadas

A veces, al entrar en Pinterest, tengo la sensación de estar atravesando una barrera que nos separa de una versión mejorada de nuestro mundo (como ocurre en la fantástica Coraline de Gaiman). En pinterest todo es un poco más bonito, la luz tiene un matiz más cálido, los colores son un poco más brillantes, las cosas simples se vuelven bellas y extraordinarias (incluso una lata de tomate reciclada en macetero desprende una armonía en la que te gustaría zambullirte).
Pinterest también tiene un reverso tenebroso y es que te crea "necesidades".


No sé quien fue el primero al que se le ocurrió ponerle un abrigo de punto a una taza. Tampoco estoy segura de que sea algo muy práctico, pero deseé tener uno nada más verlo. Sólo había un diminuto problema: no tenía unas agujas de calceta en mis manos desde que iba a la escuela y le hacía chaquetas a las muñecas. De eso hace casi dos décadas... ¡pero tenía que intentarlo!

Lo primero que hice fue ir a la tienda y comprar la lana más bonita para que, aunque los puntos fueran desiguales, al menos que tuviera un tacto agradable. También compré unas agujas de bambú y busqué varios tutoriales en youtube.

Pero, para mi sorpresa, no me hicieron falta. Tuve un momento "Demolition man", por así decirlo.
Me explico: "Demolition man" es una de esas típicas películas de acción de los noventa, bastante mala, con mamporros y gracietas. En ella, congelan a un policía en una cárcel criogénica y lo resucitan años después para capturar "al malo". Durante el sueño, lo han educado con un programa informático para que aprenda a calcetar. Así que, un buen día, se pone a hacer punto sin parar, sin saber muy bien como ha aprendido.


Cuando cogí la lana y las agujas, no sabía por donde empezar, pero, en el momento que hice el primer punto, mis manos tomaron el control y, en unos minutos, había completado algunas vueltas. Hacer punto es como montar en bicicleta: una vez que aprendes, ya no lo olvidas.


Como podéis ver, hice dos "abrigos" para dos tazas y estoy contentísima con ellos. No serán los últimos que haga.




Ahora me pregunto ¿tendré otras habilidades ocultas?


12 comentarios:

  1. Jijijiji, te he imaginado como Sylvester Stallone haciendo los abrigos para las tazas! Te han quedado preciosos ♥ y el color es ideal! Creo que no cojo agujas de lana desde el cole, pero merece la pena si me queda siquiera parecido a los tuyos (aunque sea de lejos y con miopía de caballo jaaaaaaajajaja)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco tenía ninguna fe, pero como ves no han salido del todo mal. Seguro que a ti te quedan preciosas.

      Eliminar
  2. Son las primeras? quién lo diria!! están geniales!!
    yo estoy practicando, a ver si me pasa como a ti y se vuelve esto en un poder oculto jajaja
    ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Si nos ha dado a todas por lo mismo! Tienen defectillos, no te creas, la de la taza del pajarito me pasé con las disminuciones y, de frente, se ve un poco extraña, pero la fotos tienen eso... siempre puedes sacarlas por el lado bueno.

      Eliminar
  3. Me encanta el diseño de la funda para la taza del pajarito!!!! Aunque este sea el lado bueno seguro que el "lado malo" es igual de bonito.

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada día tengo más amor por la imperfecciones... hacen las cosas un poquito más especiales. Besitos para ti también.

      Eliminar
  4. Se te da bien todo lo que te propones, te han quedado geniales , el color precioso y los diseños bien abrigaditos, aunque visualmente se ve bien bonito no es muy practico me lo parece a mi al menos... si se utiliza para beber se debe ensuciar con facilidad ¿ no?

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también pensé que resultarías poco prácticos pero me está gustando usarlos, puedes poner las manos sobre ellos y tenerlas calentitas, pero sin quemarte, además conservan más tiempo el calor de té. Pero estos tienen un problema de diseño. Los hice demasiado "completos" y, al usarlos, no es agradable encontrarse en la boca los pelitos de la lana.

      Eliminar
  5. Me encantan, dan galas de ser taza para probarse los abrigos jajaja tienes unas manos maravillosas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Sarah, a mi también me encantaría tener un jersey en ese tono tejido a mano... pero con vi velocidad de tortuga calcetando tardaría años en terminarlo.

      Eliminar
  6. Me encantas porque siempre nos sorprendes! (^∇^)
    Besinos

    ResponderEliminar
  7. ajajaj ..te ha pasado lo mismo que a mí con el teclado del ordenata!! Cuando era una cría mi madre me "castigó" un verano con clases de mecanografía y taquigrafía (porque no daba un palo al agua jeej) y la primera vez que puse las manos en el teclado de un ordenador....no te imaginas lo asombroso que fue...mis dedos iban a las letras precisas y no necesitaba mirarlo para escribir!!! mi hija estaba atónita y yo más ajajajja... qué maravilloso es el cuerpo humano!! un besote artistaza y feliz finde!! :D

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...