martes, 3 de junio de 2014

Entre tazas y bordados


Hace meses que no os enseño esos pequeños tesoros que me llaman a gritos en los rastrillos. A pesar de repetirme a mi misma que es una colección que uso cada día y que está totalmente justificada, en realidad, ¿cuantas teteras necesita una persona? Así que estoy totalmente prácticamente reformada y soy capaz de ir a una tienda de segunda mano y no llevarme a casa preciosas soperas con pajaritos sin apenas inmutarme.


De hecho, en estos meses, creo que sólo he sucumbido ante un pequeño salero con fresas. Cuando uno compra el número suficiente de vajilla desparejada descubre que todo termina haciendo juego.




Por suerte tengo amigas que, un buen día, sin ninguna razón concreta, traen bajo el brazo tazas con ratones y platos de hadas, que me hacen feliz sin que me sienta culpable, solamente agradecida.


A veces, estas sorpresas maravillosas, vienen de parte de un desconocido, y estas atenciones te desarman. Hace unos días Paula (Tres pompones) reflexionaba en su blog sobre la importancia de esos pequeños gestos y me sentí identificada, porque es un modo de entender la vida que comparto plenamente.

El sábado, al abrir mi buzón, me encontré una carta de Margarita (Zarandajas y menesteres) que contenía unas palabras amables y un precioso regalo: uno de sus increíblemente perfectos bordados de punto de cruz.


Es un cuadro diminuto y precioso, que transmite serenidad. En cada puntada se nota el cariño con el que está hecho y las horas invertidas en un trabajo minucioso. No puede gustarme más. Pero ¿sabéis una cosa?: Margarita y yo no nos hemos visto nunca. No sólo me siento agradecida, sino también conmovida por la generosidad de una mujer manos mágicas.

Creo que son estos pequeños gestos los que hacen del mundo un poco más habitable.


20 comentarios:

  1. Hasta colorada me pongo. Tus palabras hacen grande un pequeño regalo.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada comparado con las que te mereces. Un beso gordo.

      Eliminar
  2. Siiii!!! , es precioso el motivo que te han regalado , es un paisaje encantador y la persona que te lo ha regalado una artista con gran corazón ... Y si te ha llegado es por que te lo mereces.¡ Claro que si ! Tu vajilla me tiene enamorada , debe estar mucho más rico la comida servida en ella... Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que es verdad, todo sabe mejor en un plato bonito. Besos.

      Eliminar
  3. Estoy completamente de acuerdo contigo, y me despido con todas esas pequeñas maravillas acompañándome el resto del día...
    El bordado, precioso, felicidades a ambas.

    ResponderEliminar
  4. que tazas mas chulas enseñas siempre!! pagaria por tener una tienda con esas cositas cerca! y que bonito el cuadro!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sólo se trata de buscar... en cuanto entrenes el ojo te encontrarán ellas a ti.

      Eliminar
  5. ¡Qué difícil no caer en la tentación de llevarte algún pequeño tesoro, con lo bonitos que son!
    El cuadro es precioso, y como dices, da sensación de calma. ¡Qué sorpresa más agradable! Un besazo

    ResponderEliminar
  6. Yo te animaría a que no te deshagas de nada...guárdalo un poco escondido una temporada y cuando vuelva a aparecer ante tus ojos la ilusión será otra vez mayúscula.,.. Jejejeje. Totalmente de acuerdo con la reflexión, estoy tan convencida de que las pequeñas cosas son las que nos hacen grandes... Soy feliz cada vez que veo cada una de tus entradas! Mil gracias!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si me casa es como un agujero negro... lo que entra lo hace para quedarse, por eso trato de moderarme a la hora de traer cosas nuevas. A mi me hacen feliz tus palabras, hacen que el tiempo que le dedico valga la pena.

      Eliminar
  7. Si es que no me extraña que te sea díficil no sucumbir ante tales descubrimientos de platos y tacitas con animales, frutas, flores o niños al estilo más vintage... tu colección es estupenda! así da gusto sacar toda la vajilla en cualquier ocasión, aunque sólo sea para dar un sorbo de agua, seguro que en esas tacitas sabria hasta mejor ;)

    Tu cuadrito nuevo muy bonito y como bien dices estos pequeños detalles dan una alegria inmensa, a mi son los que más me gustan

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay nada más bonito que una sorpresa inesperada. O tal vez sí, ver la cara de la persona que recibe una que has preparado con cariño.

      Eliminar
  8. Regalar por el puro placer de regalar, a la gente que te alegra el día, como tú, que nos lo alegras con tus entradas y esas preciosas fotos. Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces un simple detalle como una palabra amable puede alegrarte el día. Besitos

      Eliminar
  9. Hay que volver a escribir cartas, a encontrarlas en el buzón, a alegrarnos cuando las recibimos. Que los mails molan, pero no hay nada que pueda compararse con el placer de abrir el buzón y encontrar un sobre. Más aún si lleva un regalito tan bonito como ese.

    Me imagino la cara que se te debió quedar (bueno, no me la imagino, porque no sé ni la cara que tienes!) al abrir el sobre y verlo. Eso es lo que más me gusta de internet: el mundo se ha vuelto pequeño. Y a veces ves algo que te hace pensar en alguien a quien no conoces personalmente y que vive en la otra punta del país o del planeta, pero que consideras un amigo.

    Sobre tus tazas no voy a hacer comentarios. Como hoarder en proceso de recuperación (llevo tres días a bolsa de basura diaria) entiendo que a veces tenemos que reprimirnos y no necesitamos que el resto del mundo nos diga que sigamos comprando, que no pasa nada, que las tazas son hermosas. (Huy, se me ha escapado.)

    Y te cuento que estoy releyendo El juego de Ender, esta vez en inglés. Y me he acordado de ti. Y he pensado en lo bonito que sería tomarnos un té en tus preciosas tazas (se me ha vuelto a escapar) y hablar de nuestros libros favoritos.

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que es una alegría abrir el buzón y que el cartero te haya dejado algo más que facturas, si además son sorpresas tan bonitas como esta no se te quita la sonrisa de la cara en todo el día.
      El año pasado también releí en inglés El juego de Ender y La Voz de los Muertos... se me hicieron tan cortitos. A mi también me apetece mucho tomarme un te contigo. Besitos

      Eliminar
  10. te entiendo perfectamente , hay que aprender a reprimir ese deseo de llevarte todo aquello que nos parece una maravilla , lo de los regalos inesperados es una sensacion casi inexplicable , al menos para mi ,esos pequeños detalles se convierten en verdaderos tesoros , disfrutalo

    besitos

    Mari

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sobre todo si eres como yo que se enamora de naderías tales como plumas, bellotas o cochas que encuentro paseando. Biquiños

      Eliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...