martes, 29 de julio de 2014

Tutorial: Lámpara de tazas



Alguna que otra vez os he hablado del reverso tenebroso de Pinterest, que te crea “necesidades” que el resto del mundo cree que son meras chaladuras. Porque no nos engañemos, el común de los mortales no le pasa la lijadora a muebles nuevos para que se vean “shabby chic”, ni guarda compulsivamente botes vacíos de tomate para hacer jardineras verticales donde ver crecer plantas aromáticas, ni considera el washi tape como un artículo de primera necesidad, ni mucho menos busca como loca la receta perfecta de “chalk paint” para pintar la lavadora de color “mint” (a esto último todavía no me he animado pero estoy frita por hacerlo).

Muchas veces, estas cosas, aparentemente sencillas, se complican y el proceso se convierte en toda una odisea, así que aquí va (sin censura) una de estas pequeñas aventuras que empezó hace casi diez meses.


 CRÓNICA DE CÓMO HACER UNA LÁMPARA DE TAZAS:

(Edito para poner un resumen al final para los aburridos que no quieran tragarse todo el royo).

. Día 1 (en algún momento de septiembre del 2013): Enciendo el ordenador, trabajo unas doce horas y luego decido “relajarme” mirando “fotos bonitas”. De repente la veo y se me para el corazón dentro de pecho, oigo campanas y  mi cuerpo destila todos los clichés de las novelas románticas que tanto me divierte parodiar. Enamoramiento instantáneo y todos sabemos que estos enamoramientos son tan frágiles que el tiempo y la distancia los debilitan sin remedio, como sucede con la música o los corredores de fondo. Así que, sin un minuto que perder (para que la lámpara no se adormezca en el baúl de cosas que pudieron haber sido y no fueron), me levanto de un salto y voy al salón.

-¡Cielo, cielo! “Necesito” que me lleves a comprar tazas.
-¿Ahora mismo?
-Si puede ser… - digo bajito con una  sonrisa.
-¿Y no puedes esperar a que termine “La Vuelta”?

No respondo, pero hago mi mejor imitación de la cara del Gato con Botas y vuelvo al ordenador (en estos casos la manipulación emocional está totalmente justificada). Pasan dos minutos aproximadamente y alguien suspira profundamente, resopla y escucho el tintineo de las llaves del coche. Me levanto pitando antes de que se arrepienta.



Una hora después estoy lavando un buen puñado de tazas floreadas y de platos desparejados. Todas las piezas de porcelana de la lámpara me costaron 9 euros, así que no necesitáis saquear el juego de café de la abuela, como sugiere alguna que otra bloguera sin corazón.


Aunque no os lo parezca, la parte de conseguir las tazas es la más sencilla. También podéis usar menaje de cocina actual (en cualquier centro comercial venden tazas y platos a muy buen precio) y el resultado serán lámparas más modernas o coloridas.



. Día 2: Busco tutoriales. Encuentro un buen puñado de blogs escritos por blogueras, que, como yo, se enamoraron de la foto de la lámpara, y que dan consejos más o menos lógicos (aunque totalmente bastante inútiles desde el punto práctico) de cómo “creen” que se hace. Digo "creen" porque sé que en realidad no lo han intentado, ya que las mismas fotos se repiten una y otra vez. No son conscientes que cada vez que un bloguero hace algo como esto, en algún lugar del mundo llora un gatito. 

Estos consejos se resumen en: compra una broca para cerámica (ja, ja, ja), perfora las tazas usando el taladro a velocidad lenta (más “jas”), pega las piezas con pegamento (¿en barra?) y pasa el cable por el agujero… en esto sí que acertaron (una de cuatro tampoco está tan mal). Lo mejor de todo es que lo engloban en un bonito post de “ideas para reciclar sin gastar nada”.




. Día 6: Por fin es sábado y me voy a “mi centro de bricolaje de confianza” (a partir de aquí MCBC) y compro una broca para cerámica por unos dos euros. 


Preparo la mesa de trabajo y, con bastante miedo (todo hay que decirlo), cojo la taza que menos me gusta (por eso de que si se rompe me dé menos pena), marco el centro con un rotulador indeleble y trato de perforarla con el taladro a la mínima velocidad. La broca resbala (mucho) y soy incapaz de mantenerla centrada. 


Necesito un soporte para el taladro (que no tengo) y hago un par llamadas poniendo la voz de Tony Soprano. No hay suerte. Ya se lo han prestado a alguien más espabilado. Maldigo en silencio y hago un apaño casero (que no os cuento porque es bastante cutre) y consigo mantener el taladro y la taza en su lugar.


Hago un segundo intento. Empiezo a taladrar despacito pero la porcelana ni se inmuta. Poco a poco aumento la velocidad, pero la taza no parece ni un poco preocupada. Cuando me ve sudando, tras diez minutos taladrando a toda máquina, se empieza a reír de esta servidora sin disimulo.  No voy a rendirme sin plantar batalla, así que abro la caja de herramientas con aires de matón de parvulario y cojo una broca para hormigón. El resultado es más o menos el mismo, aunque la taza se está empezando a poner muy, muy caliente. Así que apago el taladro y me voy a llorar a un rincón.


Al rato, me sorbo los mocos y vuelvo a buscar en San Google. Por fin encuentro un tutorial americano con fotos “paso a paso” y por primera vez oigo hablar de algo llamado “broca con punta de diamante”.



. Día 13: Es sábado, quería ir al MCBC, pero llueve y me quedo en casa haciendo brioches.

. Día 20: Vuelvo a MCBC, y busco “ese oscuro objeto del deseo” (la broca, para entendernos). Hay una de marca conocida, pero sus casi 60 eurazos me parece un precio desorbitado, sobre todo porque ya he perdido la fe, y creo que he comprado tazas indestructibles.  También hay una de marca ACME Rubí por nueve euros, y, con la peor de mis desconfianzas, me la llevo a casa.

. Día 27: Miro la broca, las tazas, resoplo, y me voy a dar un paseo.

. Día 34: Me levanto animada, así que, sin pensarlo dos veces, leo las instrucciones de la broca (lo que siempre resulta útil aunque casi nunca hago). Descubro que antes de intentar taladrar hay que verter un poquito de agua para que la taza no se recaliente. Además la broca viene con un accesorio de plástico que parece una tontería, pero que es muy útil. Sirve para pegarlo a la superficie a taladrar y evitar que la broca se resbale sin necesidad de usar un soporte para el taladro.


Sorprendentemente, va  bastante bien, y perfora las tazas sin romperlas y sin apenas descascarillarlas. Eso sí, es un proceso lento, tardé unos cinco minutos en perforar cada taza. El recipiente que vayas a usar como base también necesitará un agujero en un lateral para que pueda salir el cable.

Con todas las piezas de vajilla con un perfecto agujero en el centro, ya sólo me faltaba montar la lámpara.

 En la mayoría de los blogs que encontré usaban pegamento para unir las piezas, pero esta técnica no me convencía demasiado. Los pegamentos y yo tenemos diferencias irreconciliables y trato de evitarlos en la medida de lo posible. En algún lugar leí que se podían sujetar con tuercas en torno a una varilla roscada hueca y  eso es lo que hice.
Este sistema tiene varias ventajas con respecto al pegamento: queda realmente firme y además te permite desmontarla en cualquier momento, por lo que puedes sustituir unas tazas por otras, cambiarlas de orden, añadir más piezas a media que las vas consiguiendo para hacer una lámpara de pie o desmontarla y guardarla si algún días te cansas de ella.


. Día 40: Voy en busca de la varilla y sólo las encuentro de 20 cm, mientras yo tengo tazas para hacer una lámpara al menos tres veces más alta.


. Día 72: Tras haber peinado todas las ferreterías en varios kilómetros a la redonda, me decido a comprarla por internet. Pago unos céntimos por la varilla y 7 euros de gastos de envío (c´est la vié).

. Día 77: ¡Tengo una notificación de correos!

. Día 78: Voy a por mi paquete, lo abro y me lo paso piruleta montando la lámpara, probando diferentes permutaciones de tazas y platos. Cuando encuentro la que más me gusta, empiezo a enroscar las piezas y hacer una tonelada de fotos para el blog.


Cuando termino, la adoro un ratito en silencio.



. Día 92: La enseño en instagram.


. Día 106: Los duendes me ayudan a cablearla… y se hace la luz.





(En la actualidad) La lámpara me sigue gustando igual que el primer día. La he puesto en el taller y todos sus platillos están sepultados por toneladas de hilos y botones. Quiero una de pie para el salón así que esta historia continuará...

Resumen:

- Materiales y herramientas:

. Piezas de vajilla (tazas, platos...).
. Taladro.
. Broca de punta de diamante (1cm).
. Varilla roscada hueca de un centímetro de diámetro.
. Tuercas de un centímetro y arandelas.
. Kit para lámpara.
. Una bombilla.

- Perforar el centro la base de todas la piezas.
- Hacer un agujero adicional en el lateral de la pieza que vaya a servir como base para sacar el cable.
- Probar diferentes combinaciones de la piezas de modo que la lámpara sea estable.
- Introducir la varilla por el agujero de las piezas y fijarlas en su lugar con tuercas y arandelas.
- Pasar el cable por el centro de la varilla y montar el kit para la lámpara.
- Poner la bombilla y la pantalla.

33 comentarios:

  1. Impresionante... la lámpara y el post! Enhorabuena, es una chulada!
    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por aquí comentan que es poco hortera, pero yo sigo enamorada como el primer día. Besitos, preciosa.

      Eliminar
  2. Wow! Me he quedado sin palabras... es una maravilla de lampara!!!!! Me ha encantado como nos lo explicas, gracias por el paso a paso, eres un solete !!!! Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me parece preciosa, por no hablar de tu quilt con los vestidos de tu hija... para soñar con ella por las noches.

      Eliminar
  3. Vale, ahora ya sí que te admiro a más no poder... ¡me encanta! ¡qué pasada!

    ResponderEliminar
  4. ¡Preciosa!!
    La verdad es que eres una artista :-)
    Es una pena que muchos blogs den "falsa información" y se apropien de ideas de otros... ¡Que le vamos a hacer!
    ¡Gracias por este tutorial, hecho con sangre, sudor y lágrimas! ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo bueno es que se detectan con facilidad... Besitos

      Eliminar
  5. Me lo he pasado genial leyéndote. No he podido por menos que soltar alguna carcajada porque parecía que estaba viéndote como "Amelie", liándose la madeja a la cabeza.
    Por otra parte, siento que lo hayas pasado tan mal, cuando uno tiene ganas e ideas, pero ha valido la pena...¡¡¡Es una maravilla!!! Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad disfruto (y mucho) con estas cosas... así estoy entretenida más tiempo. Un placer tenerte por aquí.

      Eliminar
  6. La lampara me ha gustado pero la entrada......jajaja...me ha encantado!!! Me reido muchisimo y me sentido identificada en un monton de ratos!!! Mil gracias por el rato que he pasado leyendote!! Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Preciosa la lámpara y divertidisimo como lo cuentas,besos!!!

    ResponderEliminar
  8. Madre mía ! un embarazo largo.... pero ha valido la pena , el trabajo es precioso. La entrada también lo es, muy divertida, jajaj!!! bicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que así se la quiere más. Besitos y feliz agosto.

      Eliminar
  9. Muero de la risa con tus aventuras, porque... me veo a mí! Corriendo a la ferretería más cercana en busca de cualquier herramienta necesaria para acabar un proyecto que más que proyecto es urgencia... y luego dejando ese proyecto aparcado durante meses :)

    No tenía ni idea de lo de la broca y me lo apunto... Yo que creía que ahora que tengo Dremel iba a ser la reina del DIY!!

    Un beso gordo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sólo te digo una cosa: ¡vuelve!, que te echo de menos.

      Eliminar
  10. madre miaa que trabajazoooo!!!!! pero el resultado es increibleeeee un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad, con todos los materiales y herramientas en casa se haría un par de horas... ya os contaré con la segunda. Besitos.

      Eliminar
  11. ¿Brioche? ¿He leído Brioche? Mmmm, qué rico, agh! :D
    Jajajaja, lo que me he reído con tus setenta y ocho días de crónica de bricolaje, buen gusto y artimañas varias.

    Bien ha merecido la pena tu búsqueda y las esperas, amén de los agobios.
    Al final la lámpara espectacular.
    E intuyo que los duendes del cableado tienen que ver con quien al principio de la historia se perdió el tour y cogió las llaves. Jajajajaja.

    Lo dicho, quedó GENIAL.

    un besico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que eres de las mías, da igual de lo que trate una entrada y lo kilométrica que sea, si aparece algún dulce por el medio nos perdemos, jeje.
      Besazos.

      Eliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  13. no se si mi comentario anteorior se ha visto pero... tooodas esas tazitas por 9 euros? donde las has comprado ?? LAS NECESITO EN MI VIDA!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las compré en una tienda de segunda mano, el precio se explica porque no son todas perfectas, muchas tazas tienen alguna mancha de té en el interior o el dibujo de algunos de los platos está algo desgastado en la zonas centrales, pero para lo que son no importa porque no se va a ver. Eso y que soy una de la habituales... el vicio, ya sabes.

      Eliminar
  14. Lo que me he reído, jijiji...pero es una entrada estupenda, el tutorial tambien y de la lámpara ya no puedo decirte nada original, es divina!
    Besiños, artistaza!

    ResponderEliminar
  15. La lámpara está genial, no puedo dejar de mirarla :). Me parece muy bonita y delicada (por eso no sé como iba a funcionar la cosa en casa con animales.. :D), además soy gran fan del té y al mismo tiempo de todas cosas que se usa para servirlo. Gracias por este post y saludos :).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La lámpara, es bastante pesada, así que si tienes gatetes no creo que corra demasiado peligro. Muchas gracias por pasarte por aquí.

      Eliminar
  16. Ha sido ver tu lámpara y morir de amor......la necesito, pero tal vez un poco mas bajita para poner en mi escritorio, y gracias a tutorial se que la tendré, tarde o temprano.......
    El primer paso hacerme con las tacitas y platitos, pero no se si seré capaz de taladrarlas y no quedarmelas..... Prometo noticias!!
    Gracias y un beso !!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También yo estoy pensando en hacer un par de ellas más bajitas para las mesillas. Tengo que arrancarme y no tardar tanto esta vez. Me encantará ver la tuya terminada.

      Eliminar
  17. Hay días en los que los astros se ponen de acuerdo y a la hora de la comida no se encuentra ser vivo con el que compartirla. Antes de conocer "Noia Land", estos días se convertían en jornadas de trabajo sin interrupción en las que ingería el contenido del tupper por mera necesidad mientras seguía peleándome con excels infinitos. Afortunadamente, estos días, ahora que sigo este blog, se han convertido en el momento de leer aquellos posts que no me dió tiempo en su día. Este ha sido uno de esos post, que acabo de leer 6 meses después, y me ha parecido maravilloso e incuso la comida me ha sabido más rica ;-) Gracias!!

    ResponderEliminar
  18. hola todo el cuento que contastes es tal cual,son todos unos vende humo,linda tu honestidad.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...