lunes, 1 de septiembre de 2014

Los días lentos


Septiembre es uno de mis meses favoritos. Es cuando empieza el año en mi calendario interno, ya que el año nuevo oficial siempre me pilla con el paso cambiado en medio de la navidades. Es un mes para soñar con calabazas, bufandas kilométricas, castañas asadas y medias de colores, cuando todavía vamos en manga corta y nos resistimos a guardar las sandalias.  Un mes para pasear, y disfrutar de la naturaleza, aprovechando que los días son casi infinitos y el calor ha decretado una tregua.




Quería hacer un resumen de estas semanas en las que he estado ausente y escribir sobre pequeñas escapadas, lecturas, conciertos,  crisis de cumpleaños (¿cuántas canas tiene que tener una para empezar a teñirse el pelo?) y reformas domésticas. Pero, en estos momentos, me apetece hablar en tiempo presente.


Acabo de volver de una caminata de varias horas y estoy muy cansada, con esa clase de agotamiento sano, que te hace dormir toda la noche de un tirón y consigue despejarte la mente.



Antes de salir, metí un bocadillo en la mochila y el termo lleno de té helado, mientras soñaba despierta con cestas de picnic y manteles de cuadros rojos. También voy a por un libro y me recuerdan que sólo coja uno para que luego la mochila no pese una tonelada. Así que meto el libro electrónico y, por si se queda sin batería, los poemas de Emily Dickinson (que son más bellos cuando los lees al aire libre con los pies descalzos) . También se me cuela una guía de campo de contrabando.


Me gusta andar por andar, sin rumbo ni planes, dejando que el camino me sorprenda. Hoy me llevé una guía de insectos y, como podéis ver,  me tropecé con un buen puñado de mariposas y efímeras que pude identificar.


Los saltamontes se me resistieron un poco más, pero son tan bonitos que no les guardo rencor, aunque me hagan perseguirlos a saltos, y hagan que me olvide donde he dejado los zapatos.


También encontramos moras que, para mi, son una tentación irresistible. La recolección la llevo como una impronta en el ADN, y el tiempo se me pasa sin darme cuenta, entre algún que otro pinchazo.


Aquí está el botín de hoy. No son muchas, pero cuando llegamos a casa todavía tenían el calor del sol.
Se ven tan bonitas en el cuenco que daría pena comérselas si no estuvieran tan ricas. Creo que haré mermelada con ellas.



Mientras tanto me conformo con merendar la riquísima tarta (también de moras) que hizo mi hermana ayer y disfrutar de los últimos rayos de sol que se cuelan por la ventana de la cocina.


Quiero desearos que donde quiera que estéis, vuestros días estén también llenos de instantes para atesorar.

Espero ir recuperando el ritmo poco a poco...

12 comentarios:

  1. Ohhh! Que entrada tan bonita, a mi también me gusta caminar por caminar y si es por la naturaleza mejor que mejor , que fotos !!!! ...me encantan!!!! ... que paseo mas bonito ...Lo único que no me gusta de septiembre es que se acaban las vacaciones de mis hijos ... por lo demás es un mes perfecto.,

    ResponderEliminar
  2. un post precioso y esas moras y la tarta ummmmmm, besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estaba riquísima, te invitaría a un trocito pero ya no quedan ni las migas. Besitos.

      Eliminar
  3. ESA GUÍA DE CAMPO, me acabo de enamorar <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantan las guías de campo, las compro de segunda mano, y esta en concreto es del año 1977. La siguen editando pero la de ahora no es tan bonita.

      Eliminar
  4. Mil gracias otra vez por esta entrada tan bonita!!! a mi tambien me encanta andar y las moras...es clara adiccion!! ;) Septiembre es un mes que me produce un revoltijo de sensaciones:recogida de uvas,avellanas,higos,endrinas...y vuelta a ponerme el reloj....Un besazo.Por cierto....cuando tengas el numero de canas....me lo cuentas...jejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De momento cuento cinco canas (que no me arranco porque mi abuela decía que si te quitas una te salen siete, y a las abuelas hay que hacerles caso) y todavía no me animado con el tinte... seguiré informando. Besitos preciosa.

      Eliminar
  5. Permíteme, pero me quedo por aquí, me siento totalmente identificada contigo, Septiembre es un mes acogedor, bonito, tranquilo para pasear, para cocinar bizcochos y comer las ansiadas moras, besos Avelina

    ResponderEliminar
  6. Encantada de tenerte por aquí. Ponte cómoda.

    ResponderEliminar
  7. Que hermosa entrada ♥
    Tus fotitos son super lindas, en especial la de las mariposas, con lo último que me andan gustando me conquistaste jijiji La tarta se ve buenísima, que ganas de comerla :3
    Cariños ~

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...