lunes, 22 de diciembre de 2014

Placeres culpables: Películas navideñas.



Un placer culpable es algo que nos gusta, pero que nos da un poco de vergüenza reconocer que es así. Todos tenemos algunos secretillos. Cosas intrascendentes que nos cuesta confesar pero que disfrutamos con deleite en privado.

Por poner algún ejemplo: ¿Guardas la colección completa de “Hostal Royal Manzanares” escondida en las cajas de la edición coleccionista de “The Breaking Bad”? ¿Te sabes de memoria los diálogos de Dirty Dancing pero, si un amigo pregunta, afirmas que es una pastelada? ¿Estás convencida de que el remake de Bollywood de “Drácula” refleja mucho mejor la angustia existencial del protagonista que la película de Coppola? ¿Eres adicta a las novelas "de Highlanders" pero escondes su portada con la sobrecubierta de "Los Pilares de la Tierra" para leerlas en el bus ? ¿Esperas a que tus amigos se bajen del coche para quitar de una vez a AC/DC y poder cantar a grito pelado los grandes éxitos de Manolo Escobar? ¿Tu merienda favorita consiste en mojar patatas fritas en coca-cola?  

Y aquí vengo para confesar uno de mis placeres culpables: 

-Hola, me llamo Paloma y me encantan las películas navideñas ¡Todas! Cuando digo todas es TOOOOODAS. Sí, incluso especialmente las malas.

Me refiero a las que adornan las sobremesas del mes de Diciembre y donde los protagonistas suelen ser la hija de Santa Claus o el reno perdido de Papá Noel. O mejor todavía: un niño que ha dejado de creer en la Navidad hasta que aparece un rollizo anciano con barbas, un poco loco, que se encarga de llenarle la vida de espíritu navideño con un pequeño milagro.

Soy una cinéfila bastante pijotera. Puedo ver películas de Mizoguchi en versión original no subtitulada, sin entender ni una palabra de japonés, y perderme en la fuerza de las imágenes. Así que me resulta duro reconocer que me gustan estas cintas en  las que el 80% del presupuesto está destinado a luces multicolores, espumillón y a pagarle derechos de autor a Bing Crosby, por lo que no quedó nada para costear el sueldo de directores o guionistas profesionales.

Parte de su encanto es pillarlas en la tele y, como sé cómo van a terminar desde el principio, puedo permitirme el lujo de decorar el árbol, envolver regalos o hacer galletas de jengibre, mientras les hecho ojo  y tarareo “Santa Claus is coming to town”. He visto docenas (¿cientos?) de estas películas y soy incapaz de recordar ni un único título. Los argumentos han maridado en mi cerebro haciendo un cóctel, como si se tratara de una única película navideña sin fin.

Como os acabo de contar, con las pelis navideñas soy una facilona, pero tengo mis preferidas, así que aquí van las tres que veo sin falta cada año.

Love actually (2003):

Para mí, ésta es “LA PELÍCULA DE NAVIDAD”. Salvo contadísimas excepciones, no me gustan (nada de nada) las comedias románticas de los últimos cuarenta años. En cambio, adoro las producidas en los años 40 y 50 hasta el punto de saberme de memoria  los diálogos “Historias de Philadelphia” o "La fiera de mi niña".

Seguro que la mayoría de vosotros ya la habéis visto. Los que no lo habéis hecho estoy convencida de que es por puro prejuicio, así que me siento en la obligación de defenderla. Aquí van 10 razones por lo que no os la podéis perder:

1. Está plagada de maravillosos actores ingleses.

2. Tiene una banda sonora que no podréis dejar de cantar.

3. Si sois fans de Tolkien o de Sherlock podréis disfrutar de Bilbo "Watson" Bolsón (Martin Freeman)  derrochando encanto en pelotas uno de sus primeros papeles.

4. ¿Lo vuestro son los fanfic de Harry Potter? ¿Qué os parecería averiguar la química entre un matrimonio formado por el Severus Snape (Alan Rickman) y la profesora Trelawney (Emma Thompson)?

5. También podréis quedaros embobadas con el  Sr. Darcy volviendo a sumergirse en un lago con la ropa puesta (me temo que con este enlace he perdido a toda mi audiencia femenina y buena parte de la masculina).

6. ¡Por la escena de "los cartelitos"! Os aseguro que no volveréis a ver a Andrew Lincoln de la misma manera. Cuando esté buscando el arma perfecta para cargarse a zombies a diestro y siniestro en "The Walking Dead" gritaréis: "¡saca los carteles, hombre!, que les da un patatús allí mismo".


7. Si habéis maldecido a Weiss y Benioff por haber dejado "fuera de juego" a Jojen demasiado pronto, os encontraréis a un Thomas Sangster cute cute cute.

8. Es impagable ver a Bill Nighy como un viejo rockero, que no para de hacer chistes políticamente incorrectos.

9. Porque la película está plagada de clichés, pero en lugar de ser un lastre para la cinta, están tan bien contados que funcionan como un reloj suizo.

10. Vale, está bien... sale Hugh, Grant. Pero en mi defensa diré que en esta peli no dan ganas de torturarlo lentamente (que no es poco).

The snowmen (1982):

The snowmen es una película de animación inspirada en el álbum ilustrado de Raymond Briggs. El libro no tiene diálogos por lo que la película también es muda. Cuenta con una preciosa banda sonora. Los trazos de las ilustraciones cambian de fotograma a fotograma, como si estuvieran dibujados usando lápices de colores. Para mi tiene un efecto hipnótico y la considero una pequeña joya.



 De ilusión también se vive (1947):

Es una película cargada de emoción y sentido del humor con un guión inteligentisimo y un reparto prácticamente perfecto (atención a una Nathalie Wood jovencísima y al mejor Papá Noel que haya habido jamás). No me canso de verla, ni de apreciar la tremenda ironía del milagro y un buen puñado de momentos mágicos.

Me han quedado muchísimas en el tintero como:

- "El bazar de las sorpresas" con todo el gusto de las comedias románticas clásicas.

- Cualquier versión de "Cuento de Navidad" desde la  protagonizada por los Teleñecos hasta "Los fantasmas atacan al jefe" (una película en la que salga Bill Murray siempre merece la pena) pasando por la de animación de Zemekis.

- "De ilusión también se vive", para llorar a moco tendido.

- "Atrapado en el tiempo". Vale, sé que esta no es de Navidad, pero hace frío y sale Bill Murray. Además nadie de por aquí sabe cuando cae "El Día de la Marmota".

- "Arthur Christmas" la vi el año pasado y me pareció divertidísima.

- "Pesadilla antes de Navidad". Una obra maestra inspirada libremente en el cuento del Dr. Seuss, "El Grinch".

- "Polar Express" para volver a creer en Santa Claus (por si se nos había despistado).

- "Los Gremlins" un icono para todos los niños que crecimos en los 80.

- Los especiales de navidad del "Doctor Who" son sencillamente impagables.

- ...





Este tipo de películas son perfectas para comer palomitas, tanto dulces como saladas. Lo más sencillo es comprar una bolsa de palomitas para microondas, pero a mi me gusta hacerlas en la sartén con un chorrito de aceite de oliva. Tenía una compañera en la facultad que las comía a toneladas, con parmesano rayado por encima. A mi me gusta añadirles especias. Lo mejor es que al ser tan fáciles de hacer (solamente hay que espolvorear las especias por encima mientras las palomitas están todavía calientes) podéis probar multitud de combinaciones.

Una combinación estupenda es mezclar canela, azúcar y pimienta de jamaica (si sois valientes podéis añadir una pizquita de jengibre molido).  Y con este termino el tercer reto de "24 ideas para Navidad".

Y vosotros, contadme, sin pudor ni complejos ¿tenéis algún placer culpable?



8 comentarios:

  1. Gemelas separadas al nacer, lo que yo te diga. Yo también miro y remiro pelis de Navidad y se me empañan los ojos en el momento lacrimógeno final, da igual lo malo que sea el argumento o lo manidas que estén las frases. Si hay niño o animal, lloro con más ganas aún.

    Aunque Love Actually no es de mis pelis favoritas, puedo suscribir tooodos los motivos que das para verla. Sin embargo, cual Reneé Zellweger, te diré que "You had me at Está plagada de maravillosos actores ingleses". Yo es que oigo el acento y ya no veo nada más. Y mi historia de amor con Alan Rickman es para toda la vida. De Colin Firth mejor no hablemos que a estas horas de la mañana no es cuestión de ponerse taquicárdica. Qué hombre, por Dios.

    El día que quieras quedamos para hacer una maratón comedia años 40-50, que son mis favoritas de toda la vida. Hubo un tiempo en que era fácil verlas por televisión, pero ahora cuesta la vida. Y me gustan todas. De todos modos, creo que alguna joya encontraríamos entre las comedias posteriores. Un día de estos tendremos que hacer un reto, o algo.

    Un beso gordo, guapa!

    ResponderEliminar
  2. A mi es que las películas que ponen en la sobremesa los findes me encantan, de Navidad o no, jajaja. Sé que son malísimas, pero es que me quedo boba viéndolas :P

    ResponderEliminar
  3. No importa el tema o los actores que aparezcan, es el momento de sentarse y disfrutar. Por la que siento devoción es “Grease”. Ya sé que no es nada navideña pero es mencionarla y sentirme como una estudiante quinceañera.
    A disfrutar del cine, sea cual sea. Un besazo y Felices Fiestas

    ResponderEliminar
  4. De las peliculas que nombras me decanto por los Gremlins y Pesadilla antes de navidad... si es que por algo mi álter ego es zombydolls... no puedo evitar las películas misteriosas, de terror o ambiente lúgubre aunque sea navidad, son las que me gustan ver en estos dias invernales de fiestas navideñas, acurrucadita a una buena manta y un buen té calentito, ah lo de las palomitas con especias me lo apunto ;)

    ResponderEliminar
  5. Ayyy! No puedo comentar sobre películas , hace años que no tengo tele y veo muy de vez en cuando alguna ,voy al cine o las miro al ordenador... aunque con toda esta lista que nos haces iré a la biblioteca y seguro que allá hay unos cuantos dvds y me prometo a mi misma que iré viéndolas a lo largo de estas vacaciones navideñas... las recetas de las palomitas me vienen super bien ya que yo las salaba y punto y así con diferentes sabores mola más... ahora mismo haré unas cuantas!!!!! ;D

    ResponderEliminar
  6. I,too, love Christmas movies and tv movies! Love Actually is a fav and so is Miricle on 34th Street. I also love Prancer, for the innocence of the little girl, and I've had a steady diet since November of Hallmark Channel's Christmas movies until I can't see straight, and yes, forget all of the titles. LOL Highlanders I don't know about, but I did see a film clip and I liked what I saw!!! Enjoy your movies, it is so harmless, and it feels good to cry at the end! LOL

    ResponderEliminar
  7. Yo también tengo ese placer,pero no oculto,no me importa contarlo,aunque mi interlocutor me mire con cara de consecuencias jajajaja!! Y me encantan las de navidad infantiles,son mi perdición a mis 53 años e incluso derramo unas lagrimitas cuando la emoción me puede.
    Feliz Navidad!!!
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Jajajajs....me he reido un montón!! A mi.tambien me encantan!,las veo sin pudor ni rubor desde siempre y ahora con.la disculpa de que son aptas para los 3 enanos....me quedo con Love Actually (creo que sin exagerar la he visto 5 o 6 veces y con Hollydas.un besazo!!!!

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...