viernes, 31 de enero de 2014

Tazas abrigadas

A veces, al entrar en Pinterest, tengo la sensación de estar atravesando una barrera que nos separa de una versión mejorada de nuestro mundo (como ocurre en la fantástica Coraline de Gaiman). En pinterest todo es un poco más bonito, la luz tiene un matiz más cálido, los colores son un poco más brillantes, las cosas simples se vuelven bellas y extraordinarias (incluso una lata de tomate reciclada en macetero desprende una armonía en la que te gustaría zambullirte).
Pinterest también tiene un reverso tenebroso y es que te crea "necesidades".

domingo, 19 de enero de 2014

Los habitantes del bosque



Esta semana mi taller se ha llenado de animales que corretean por doquier. Con el frío que hace fuera es normal que busquen un poco de abrigo. Como esta pequeña ardilla que, este año, en lugar de recolectar bellotas se ha zampado todas las nueces que sobraron en Navidad.

Y no es de extrañar, ya que las bellotas han abierto los ojos de para en par y, lucen tan bonitas, que cualquiera se atreve a darles un bocado.

miércoles, 15 de enero de 2014

Tardes de lluvia


Este enero está siendo realmente lluvioso, y lo que más apetece es quedarse en casa. En principio las tardes de lluvia parecen un fastidio pero ¡hay tantas cosas que se pueden hacer sin salir a la calle!. Además, claro está, de darle mimos al sofá, tapada con una manta y libro en las manos.

miércoles, 8 de enero de 2014

El novio y la novia

  
Se acerca San Valentín, y quería hacer unos cuantos patrones para mi tienda con esa temática. Pero, a veces, la inspiración se me escapa, y por más que lo intenté, fui incapaz de hacer muquecos llenos de corazones y lazos rosas, como pide a gritos el catorce de Febrero.

viernes, 3 de enero de 2014

Mariquitas



 

Tendría unos diez años y dormía la siesta repantigada en el jardín cuando me despertó un cosquilleo. Abrí los ojos y descubrí que tenía el vestido y  los brazos cubiertos de docenas de las mariquitas más diminutas que he visto jamás. Me levanté despacio, muerta de risa, tratando de no asustarlas, para enseñar en casa las preciosas “lentejuelas” que adornaban mi vestido. Pero, de repente, volaron todas a un tiempo, dispersándose como las semillas de un diente de león. Magia pura.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...