martes, 5 de agosto de 2014

Sirena en la playa



 En la antigua Grecia las sirenas eran híbridos medio mujer y medio ave, con las mejores partes de cada una (alas, melenas al viento, una bonita sonrisa…). Esto denota que los griegos tenían cierta generosidad de espíritu, al contrario que los egipcios, que ejercían de improvisados doctores Frankenstein con sus dioses pero con muy pocas ganas (y menos sentido de la estética), por lo que la cosa no terminaba de cuajar, ¿quién no querría cambiar su cabeza por la de un chacal?  Gracias a esto, las sirenas griegas, tenían superpoderes como la capacidad de volar y una voz tan requetechula que los marineros se olvidaban de que el barco no llevaba piloto automático y se estrellaban contra las rocas.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...