jueves, 15 de octubre de 2015

El veloz murciélago hindú.



Esta semana la cosa va de murciélagos. Como ya os hablé de ellos hace un par de días, no sé muy bien como introducir esta entrada. Siempre tengo la tentación de dejar las entradas mudas. Podría poner el pretexto de que, de esta manera, dejo que las fotos hablen por si mismas. No colaría. Además para eso ya está instagram que está hecho a medida de mis niveles de vagancia.





Cuando pienso en murciélagos lo primero que me pasa por la mente es una frase curiosa:

" El veloz murciélago hindú comía feliz cardillo y kiwi."

Seguro que os suena a todos. Es la frase de prueba que aparece cada vez que queremos instalar un tipo nuevo de fuente. En realidad la frase completa sería:

 "El veloz murciélago hindú comía feliz cardillo y kiwi. La cigüeña toca el saxofón detrás del palenque de paja."

 El motivo de que hayan escogido esta frase tan rimbombante es que contiene todas las letras del alfabeto castellano. Es lo que se conoce como un pangrama o frase holoalfabética. Hay pangramas muchísimo más cortos, pero este me encanta. Es divertido y, a la vez inspirador. Si mi pereza para juntar palabras no fuera infinita, estaría escribiendo relatos sobre quirópteros vegetarianos y pájaros saxofonistas.


Los amigurumis llevaban atragantándoseme desde siempre. Es cierto que no cojo las agujas de ganchillar muy a menudo. Creía que esta falta de práctica era la que hacía que, cuando empezaba a disminuir, quedaran unos horribles agujeros del tamaño de guisantes por los que se veía todo el relleno. Así que me enfadaba conmigo misma y escondía el engendro en la caja de proyectos que no llegaron a buen término.



Pero el otro día, paseándome por el blog de Gallimelmas (que hace los amigurumis más dulces del mundo) me tropecé con una entrada en la que daba una serie de consejos de como tejer amigurumis. Descubrí que existe algo llamado "disminución invisible", de la que no había tenido noticias hasta la fecha. La probé con un trocito de lana que tenía a mano y tejí una especie de bombilla para comprobar que, en efecto, esa era la solución al problema.



Tan contenta estaba de mi bombilla, que decidí añadirle ojitos, alas y orejas, y terminó convertida en este murciélago, que duerme boca abajo con los ojos como platos. Gallimelmas también recomienda respetar la simetría. Es un buen consejo. Pero, aun así, decidí hacerle las orejas levemente diferentes.Todos tenemos una forma distinta de percibir la belleza y, personalmente, adoro la personalidad que le da a los muñecos un toque asimétrico. Sé que no es perfecto y que tengo muchísimo por aprender, pero estoy muy orgullosa de este primer animalejo de ganchillo.

Espero que a vosotros también os guste.

19 comentarios:

  1. Súper simpático!!!!. Qué bien que te hayas animado con el ganchillo y las lanas. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira si me he animado que he hecho hasta un cuello y todo. El día menos pensado me atrevo con los calcetines. Besitos

      Eliminar
  2. Es muy mono, me encanta! Se te da todo bien , me dices que es tu primer amigurumi y esta perfecto! .... Muxus.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo había intentado algunas veces. Creo llegué a hacer un par de ositos con la cabeza de ganchillo y el resto de fieltro, disimulando los agujeros, pero este es el primer amigurumi completo. Además es único en el mundo porque no sabría hacerlo igual de nuevo. Muxus

      Eliminar
  3. Maravilhoso como sempre!!! Como gostava de aprender a fazer crochet....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aprender a hacer cositas no es muy complicado. Todo es animarse.

      Eliminar
  4. Adorable. Tu posteo y tu murciégalo (sic)

    ResponderEliminar
  5. Precioso y muy dulce que estos bicharracos de carne y hueso me dan un asquete......ni se te ocurra hacer entradas mudas que me encanta leerte. Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi es que me gustan todos los bichos. A veces los que tienen peor fama llegan a sorprenderte. Teníamos en el laboratorio ratas que eran superbuenas y no paraban de pedir mimos. Besazos.

      Eliminar
  6. Bien guapo que te ha quedado.
    Besitos

    ResponderEliminar
  7. Las imágenes dicen muchas cosas, pero si las adornas con unas cuantas palabras, significan mucho más. Gracias por compartir tu “asimétrico” murciélago, ¡Encantador!

    ResponderEliminar
  8. Dicen que una imagen vale más que mil palabras. Pero es que mil palabras son 4 folios, y anda que no dan para largo.

    Besitos

    ResponderEliminar
  9. Es precioso! No sabes cuánto me alegra que mis consejillos te hayan ayudado! Durante mucho tiempo yo también me enfada con esos agujeros de las disminuciones :) Y es cierto que hay belleza en la asimetría, una belleza matemática también jajaja

    Mil besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por los buenos consejos, siempre son bien recibidos, les hagamos caso o no. Un besito

      Eliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...