domingo, 27 de septiembre de 2015

Owlita

Hoy os quiero presentar Owlita. Nació el primer día del otoño, con la melena color calabaza, como no podía ser de otra manera. Cuando llegué a casa, después de haber ido a recoger hojas y bellotas, me encontré cosiendo casi sin querer.

miércoles, 23 de septiembre de 2015

Bienvenido, otoño.


Hace ya unas horas que estamos en otoño. Llegó justamente cuando se lo esperaba, exactamente a las 10:21. Sé que a muchos os pone tristes, pero en el fondo, el otoño es una especie de punto y seguido. Y los comienzos siempre son emocionantes.


 Y, aunque es cierto que hay menos horas de luz, y la serotonina nos puede jugar malas pasadas, podemos compensarlo con vestir nuestra casa con luces cálidas y colores dorados.

domingo, 20 de septiembre de 2015

Abetita para la revista Mollie Makes



Este mes, la revista Mollie Makes tiene en su portada a Abetita, que es el hada del árbol de Navidad. A esta pequeña hada le gusta tararear villancicos, poner perdida la alfombra de purpurina (ella dice que es polvo de estrellas) y conceder deseos. Parece que durante el viaje que la llevó a la casa de Mollie, aprendió a hacer pompones y ha llenado un árbol entero. Se ve tan bonito, que estoy tentada a sepultar el abeto de pompones estas navidades.

lunes, 7 de septiembre de 2015

Hada de los bosques.

Para mi, septiembre suele ser bastante tranquilo. Es el mes menos lluvioso en Galicia, los días son todavía largos y las noches frescas, así que es perfecto para ir a dar largos paseos. También suelo dedicar mi tiempo libre a coser (después del parón de agosto), hacer mermeladas, disfrutar de los últimos coletazos del verano y prepararme para el otoño.



Este año nos hemos puesto a pintar, así que mi mes relajado, se ha convertido en una orgía de brochas, rodillos, cinta de carrocero (que es como el washi tape pero en versión sosa), botes de pintura color turquesa, suelos alfombrados con papel de periódico y muebles en los rincones más inverosímiles. Llevo un semana usando los mismos zapatos porque soy incapaz de acceder al zapatero. Lo veo ahí, inalcanzable, detrás de la cómoda de ropa interior. Pero me siento agradecida porque no sean los calcetines lo que se encuentren en un lugar inaccesible.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...