lunes, 14 de diciembre de 2015

En ocasiones, bordo renos


Hace unos días entré en una mercería a comprar algunos suministros indispensables que estaban a punto de terminarse: madroños chiquitines de color rojo e hilo de bordar turquesa. Las mercerías son una especie de lugar misterioso: entras para comprar una insignificancia y terminas llevándote algo totalmente inesperado. Son como la cueva de Alí Babá, pero con más oropeles si cabe. También son una fuente de inspiración. Al reunir tantos elementos en un mismo espacio, si vas con los ojos abiertos, puedes encontrar hermosas combinaciones de colores o materiales fruto del azar (o del buen gusto de la dependienta).


Creía tener un buen surtido de aros de bordar. Pero me encontré estos pequeñines y no pude evitar llevármelos a casa. Solamente miden 7 centímetros. Pensé que quedarían perfectos como adornos para el árbol, enmarcando pequeños bordados.


A veces, me gusta entretenerme jugando con el programa de hacer gráficos de punto de cruz. Tengo un buen puñado de esquemas, que espero ir bordando poco a poco, ya que los duendes no se animan a sorprenderme mientras duermo.

Aunque la mayoría de las veces los motivos surgen sobre la marcha, como esta pareja de renos que tienen un aire a postal de los años 50.


Como veis, me empeño en llenarles la cornamenta de estrellas, amanitas y corazones.



¡Qué tengáis un bonito día y una bonita semana!









14 comentarios:

  1. Quedan preciosos!!!...pero me has dado un susto al principio con eso de "en ocasiones......"

    ResponderEliminar
  2. qué lindos!!! lástima que nunca pude con el punto cruz...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También le pillé manía en la escuela. Todo lo que te manden hacer por obligación se te atraganta sin remedio. Pero, poco a poco, le estoy volviendo a coger el gusto.

      Eliminar
  3. Una monada estos bastidores decorados, son preciosos los dos.Que tengas bonitos dies tu tambien.

    ResponderEliminar
  4. ¡¡Muy bonitos!! Quedan estupendos colgados en el árbol.
    A mi me pasa lo mismo, cuando entro en una mercería me vuelvo loca con las telas...me parecen todas preciosas. Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es difícil resistirse. Estoy intentando reducir las existencias, pero está costando.

      Eliminar
  5. Son adorables y en esos pequeños aros quedan preciosos!!!!!
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. jajajaj las mercerias para nosotras tienen mucho peligro, nos lo llevariamos todo ;)
    los aros de bordar pequeños son una monada y es verdad los ciervos tienen ese aire retro de los 50, muy chulos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si que son chulos los aros de bordar chiquititos. Tengo una colección importante, porque voy bordando a ratitos varias cosas a la vez. Un placer verte por aquí. Felices fiestas.

      Eliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...